Cómo ser un seductor irresistible para las mujeres

Se dice que la seducción es todo un arte, y esto es porque existe un delicado equilibrio que debe respetarse si un chico quiere convertirse en un seductor irresistible, pues con un simple error puede pasar de sex-symbol a hombre desesperado por ligar pero que sólo luce patético.

Para seducir necesitas aprender a controlar ciertos aspectos de tu persona y cuidar otros, no se trata de adquirir una imagen falsa, de convertirte en una persona diferente, sino de conocerte a ti mismo y aprender a proyectarte de forma adecuada para hacerte deseable e interesante.

La seducción es una forma de hacer que la atención de otra persona recaiga sobre ti, es hacer que otro individuo se sienta intrigado y hasta sexualmente atraído, pero esta forma de interactuar apela a los instintos primales del individuo.

Cuando se seduce, no hay declaraciones ni proposiciones  directas, todo se hace a un nivel tácito, casi subconsciente. Precisamente por esto es mucho más complicado, pero a la vez más simple.

Se dice que la seducción se centra en esos instintos primales porque se busca despertar ciertos impulsos animales y básicos, a través de señales silenciosas como el lenguaje corporal, tono de voz, olores y otros estímulos sensoriales.

Del mismo modo en que una persona puede ponerse tensa cuando escucha el sonido de una sirena, aún sin pensarlo o racionalizarlo, porque ha aprendido que una sirena es sinónimo de problemas (policía, ambulancia, alarmas, etc); del mismo modo puede mostrarse sexualmente receptiva ante los estímulos apropiados.

Aprender como lograr ser un seductor irresistible es saber desarrollar y utilizar este lenguaje silencioso en los momentos apropiados.

¿Qué caracteriza a un hombre seductor?

Muchas personas creen que un buen seductor es un hombre con un físico envidiable, con un auto deportivo lujoso, mucho dinero, ropa elegante y/o muy exitoso a nivel laboral; y si bien es cierto que cualquiera de estas cosas podría servir para atraer a cierto tipo de mujeres, no son garantía del éxito entre las féminas.

La verdad es que la mayoría de las mujeres no están interesadas en los juguetes, un auto deportivo puede ayudarte a atraer ciertas miradas, pero no es lo que hará que se quede a tu lado. Se puede ser guapo, pero con el encanto de un coliflor y seguir completamente solo.

cómo ser un seductor irresistible

La verdad es que un seductor irresistible es un hombre común y corriente que ha logrado superarse a si mismo, que ha aprendido a ver qué atributos tiene, cómo explotarlos y cómo sentirse cómodo consigo mismo.

Un hombre seductor pone atención a algunos aspectos de su persona, exuda confianza y sabe lo que quiere; pero también es capaz de respetar los límites de los demás. Sabe conversar, tiene una actitud positiva ante la vida y es capaz de contagiar esa energía a quienes le rodean.

Un hombre seductor está consciente de lo que le rodea, del momento que está viviendo y es capaz de manejarse apropiadamente en dicha situación.

Esto es importante, porque de nada vale desplegar un arsenal de trucos y técnicas de seducción si el momento sencillamente no es el lugar ni el momento adecuado.

Asimismo, un hombre seductor respeta a la mujer y las entiende como seres humanos integrales, no objetos para divertirse, así que sus relaciones (sin importar si duran una noche o toda una vida y más) siempre son honestas y respetuosas.

Llegar a este punto puede ser fácil o complicado y depende sencillamente de la disposición a cambiar que puedas tener. Tienes que tener la capacidad de mirarte en el espejo, de preguntar a los demás, de observarte con ojo crítico para poder determinar cuáles son los aspectos de ti mismo que necesitas transformar para llegar a ese punto.

Cada quien tiene un estilo de seducción distinto, pero para alcanzarlo debe eliminar malas costumbres y adquirir un mejor estilo de vida. A través de un auto-examen sincero y honesto, además de la motivación para trabajar con tus limitaciones personales podrás aprender como ser un hombre seductor.

Lo que debes evitar

El primer error que comete todo hombre que está en la búsqueda de convertirse en alguien irresistible y ligar por doquier es adoptar una postura falsa; es decir, comportarse de una forma distinta, afectada, postiza para ofrecer una imagen de si mismo que no existe.

Esto puede ocurrir de forma inconsciente o no, pero es típico ir a un lugar y encontrarse a alguien que, para ligarse a una chica se da aires de intelectual, y probablemente esa mujer termina siendo experta en el tema que el impostor intenta hablar y le hace quedar en ridículo delante de todos.

Y es que precisamente ese es el peligro de intentar convertirte en alguien que no eres: tarde o temprano quedarás en evidencia; además las mujeres son capaces de detectar a los farsantes a leguas y si no les dicen nada es porque están recopilando material para reírse después con sus amigas sobre las tonterías dichas por estos disfraces. Evita malos ratos, es mucho más fácil y sexy ser auténtico.

Otro gran error que comenten los hombres que desean tener éxito con las mujeres es intentar aplicar cuanta técnica rara de seducción encuentran o les recomiendan, así que no sólo parecen unos adolescentes que no saben interactuar con el sexo opuesto, sino que las chicas los catalogan inmediatamente como individuos extraños, resbalosos o de cuidado.

Y es que la mayoría de estas técnicas o bien son para un tipo particular de mujer de cierta cultura, o simplemente no funcionan. Debes entender que no hay una movida o truco especial que hará que todas las mujeres se sientan atraídas por ti, la seducción es más bien un trabajo integral.

Los seductores frustrados también tienen en común un aspecto: van demasiado rápido. Seducir es un arte, una danza lenta entre tu inteligencia emocional y sus instintos, es algo que va a un nivel mucho más profundo.

Hay hombres que creen que hacer presión y hablar directamente de sus deseos los hará parecer más sensuales y arriesgados, cuando en realidad tienen el efecto contrario. Las mujeres saben cómo coquetear sutilmente a un hombre y es así como prefieren ser tratadas.

Los hombres que siempre fracasan con sus intentos de seducción son aquellos que confunden confianza con egolatría.

Una cosa es proyectar confianza y amor propio, otra muy distinta es comportarse como un idiota que no hace más que hablar de si mismo y de todas las cosas maravillosas que hace o tiene. Comportarse de este modo sólo te hace ver como alguien inseguro, incapaz de valerse por lo que es y que necesita exhibir lo que tiene para poder encubrir sus carencias.

Lo que debes hacer

Digan lo que digan, las primeras impresiones cuentan y en tu aspecto personal descansa una buena parte de esa primera impresión.

Necesitas cuidar de tu aspecto personal, esto significa que debes vigilar con especial atención tus hábitos de higiene, debes oler siempre muy bien (sin exagerar con la colonia, por favor, que eso es un repelente de mujeres), tus dientes tienen que estar impecables y tu cabello debe estar bien peinado y cuidado. Tu apariencia debe ser de las mejores.

Cuidar de tu imagen personal no se trata de disfrazarte de determinada forma para encajar en un estereotipo socialmente aceptado, puedes hacerlo dentro de tu propio estilo, cultura y necesidades; pero las cosas como tu higiene personal, la limpieza de tu ropa y el estado de tu cabello no son negociables.

No sólo porque es desagradable estar con una persona que huele mal, sino porque un aspecto descuidado envía el mensaje de una persona que no se quiere a si misma, que no tiene intenciones de ponerse atención a si mismo y que mucho menos puede atender a otra persona.

Si quieres saber cómo ser un seductor irresistible necesitas aprender a proyectar confianza y seguridad en ti mismo.

La confianza viene de desarrollar un sentido de autosuficiencia, de saberse capaz de hacer distintas tareas, de poder actuar y resolver ante cualquier situación. Confiar en ti significa conocerte a ti mismo y estar seguro de tu valor y capacidades. Es sentirte cómodo en tu propia piel.

Esto es un trabajo continuo y constante, nadie adquiere seguridad y autoconfianza de un día para otro, pero vale la pena iniciar el trabajo de auto-conocimiento, de cambiar lo que no te gusta de ti y de convertirte en esa persona que quieres ser, en un buen seductor y un mejor ser humano.

Dicho esto, el siguiente paso es actuar con naturalidad. Nada de poses, nada de trucos extraños, nada de movidas desesperadas. Un hombre sexy y seductor se siente seguro de si mismo, llega a un lugar y se apropia de él con su presencia y su sonrisa. Actúa de manera natural porque no tiene necesidad de ocultar quien es.

Si eres tú mismo, ofrecerás una imagen de seguridad, de honestidad y transparencia que agrada a las mujeres. Las mujeres rechazan instintivamente a la gente que se disfraza para poder gustarle a alguien, pues esto es un signo de que está ocultando algo que no es agradable.

Algunos trucos para ser un mejor seductor

Estos trucos no son infalibles, no son recetas mágicas ni una serie de pasos que debes seguir al pie de la letra para hacer que las mujeres te persigan para que salgas con ellas, sólo son algunas cosas que puedes poner en práctica para hacer que la expresión de tu personalidad y autoconfianza sean mucho más fáciles.

Son trucos que utilizan algunas teorías psicológicas básicas y que pueden ayudarte a sentirte un poco más seguro.

  • Mejora tu postura y caminar

La mejor forma de proyectar confianza y seguridad es a través de tu lenguaje corporal. Endereza la espalda, saca el pecho, echa los hombros hacia atrás y deja que tu cabeza esté paralela al suelo, no la bajes, no mires al suelo. Relájate y respira profundo. Camina con actitud, como si supieras claramente a donde vas y qué harás.

Evita encorvarte y cruzar los brazos, esa es la postura de los animales asustados y no es el mensaje que quieres transmitir.

hombre con traje caminando por la calle

  • Mira a los ojos

hombre abrazando por la cintura a una mujerUna persona segura de si misma sabe sostener la mirada. Cuando cruces tu mirada con la de una chica, no te quedes observándola como si la estuvieses desafiando.

Deja que tus ojos muestren admiración, picardía, aprende a seducirlas con tu mirada. No la mires fijamente demasiado tiempo, deja que tus ojos vayan a su boca, a sus manos, a sus ojos nuevamente. Sonríe con suavidad mientras conversan.

  • Aprende a dar cumplidos

Los hombres seductores saben hacer cumplidos, no se limitan a decirle a la mujer que desean conquistar que se ve hermosa o que su vestido es lindo, eso es lo que hace la mayoría pues ir por lo superficial es rápido y seguro.

Un verdadero seductor se encarga de observar y halaga a la persona, no al objeto. Es decir, sus cumplidos están dirigidos a cualidades que tiene la persona, más allá de su apariencia o los objetos que tenga. De ese modo, podría decir algo como “tienes muy buen gusto, pues has elegido un vestido hermoso” o “eres una excelente conversadora”.

  • No demuestres excesivo interés

Las mujeres quieren ser deseadas, no necesitadas con desesperación. Con esto no estamos diciendo que debes tratarlas mal, o despreciarlas, ese “truco” es infantil y no funciona,  siempre debes comportarte de forma amable y educada; pero debes evitar lucir desesperado por complacerla, perseguirla o tener una actitud servil.

Esto enciende todas las alarmas de las mujeres y las hace huir raudas y veloces, porque esa actitud transmite desesperación y dice que eres un hombre extraño que oculta algo y lo encubre con excesiva amabilidad. Actúa como si no te importara lo que el mundo pensara de ti, con seguridad y soltura.

  • Demuestra tu inteligencia y cultura

Un hombre seductor y atractivo siempre tiene un tema de conversación interesante, es capaz de dar su opinión en diversos tópicos y tiene un vocabulario decente.

A las mujeres les fascinan los hombres inteligentes, no tienes que ser un intelectual consumado o un ratón de biblioteca, sólo lee todo los que puedas, el periódico, blogs, revistas, libros, cosas de tu interés, mantente informado.

  • Sentido del humor

Aprende a reír de ti mismo, de ver el lado positivo y cómico de las situaciones cotidianas. Cultiva un sentido del humor refinado, evita los chistes sexistas, racistas o pesados.

Si la haces reír, tienes una buena parte del camino ganado, a todos nos agrada estar con una persona divertida, que nos ayuda a reír y nos hace olvidar el estrés cotidiano.

hombre abrazando por la cintura a una mujer feliz

Cómo ser un seductor irresistible para las mujeres
5 (100%) 1 vote